La reina Isabel II. En el Sal贸n del Trono del Palacio de Buckingham tras su coronaci贸n: S.M. la Reina Isabel II pos贸 para esta fotograf铆a realizada por Cecil Beaton, en el Sal贸n del Trono del Palacio de Buckingham tras su Coronaci贸n el 2 de junio de 1953. Est谩 vestida con su traje de Coronaci贸n y su t煤nica de terciopelo p煤rpura. Sobre su cabeza lleva la Corona Imperial de Estado. En su mano izquierda lleva el Orbe y en la derecha el Cetro con Cruz. En sus mu帽ecas lleva los Brazaletes de la Sinceridad. (The Grosby Group)

Menos ni帽os, menos mineros del carb贸n, menos coles

En alg煤n lugar de Gran Breta帽a, media docena de personas se reunieron en una granja para ver la coronaci贸n de la reina Isabel II por televisi贸n. 鈥Es un d铆a agotador para ella. Dos horas y media en la Abad铆a. Es todo el d铆a en realidad鈥, dijo uno de ellos. 鈥Espero que se empaque un par de bocadillos鈥, coment贸 otro. Alguien a帽adi贸: 鈥Me gustar铆a que algunas de las damas de compa帽铆a se tropezaran y nos dieran un poco de diversi贸n鈥. Luego: 鈥Le ponen un dosel cuando la ungen, eso es bueno para ella鈥.

TODO TIPO DE ESCALERAS, PIDE TU COTIZACI脫N AL 969588004 Y AL 977619948

Esta escena, que fue grabada por un informante para Mass Observation (una especie de red de espionaje sociol贸gico benigno), podr铆a ser un clip de 鈥The Royle Family鈥, una comedia de los a帽os 90 en la que la gente se sienta a ver la televisi贸n, o la variaci贸n m谩s reciente, 鈥Gogglebox鈥. En 1953, al igual que hoy, los espectadores brit谩nicos no pod铆an evitar centrarse en los asuntos m谩s mundanos. 驴No le dar谩 hambre a la reina? Ooh, qu茅 bien que le den un toldo. Eran sarc谩sticos, aunque sin llegar a la irreverencia. En algunos aspectos no han cambiado mucho desde entonces.

Su pa铆s, sin embargo, se ha transformado. En el a帽o de la coronaci贸n, los habitantes de Gran Breta帽a viv铆an y trabajaban de formas que hoy parecen tan peculiares como lo habr铆an sido las de los 煤ltimos a帽os de la 茅poca victoriana para quienes ve铆an la coronaci贸n en pantallas borrosas en blanco y negro. Como Gran Breta帽a cuenta con tan buenos datos hist贸ricos, es posible ver lo diferente que era.

La joven reina gobernaba un pa铆s menos poblado y m谩s joven. De los 50,6 millones de habitantes del Reino Unido en 1953, 21,6 ten铆an menos de 30 a帽os y s贸lo 8 ten铆an 60 o m谩s, una proporci贸n de 2,7 a 1. Si miramos las pel铆culas de esa 茅poca, las hordas de ni帽os son tan sorprendentes como la omnipresencia de los sombreros. Desde entonces, el pa铆s ha crecido, superando los 67 millones, y ha envejecido. La proporci贸n entre j贸venes y ancianos es de 1,4 a 1, y sigue bajando.

La reina se cas贸 a los 21 a帽os y dio a luz a su primer hijo, Carlos, a los 22 a帽os. En este sentido, era bastante t铆pica de sus contempor谩neos. En 1953, el 65% de los nacimientos eran de mujeres menores de 30 a帽os, frente al 40% actual. S贸lo el 5% de los nacimientos fueron fuera del matrimonio; hoy la proporci贸n es del 51%. Pero Isabel tuvo tres hijos m谩s, lo que la hizo inusual. Naci贸 en 1926. La mujer media nacida en ese a帽o tuvo 2,2 hijos durante su vida. Los monarcas hacen bien en pasarse de la raya: La historia inglesa est谩 plagada de ejemplos de los estragos causados cuando la l铆nea de sucesi贸n no est谩 clara.

Isabel tambi茅n fue inusual por tener un trabajo, aunque singular. Las mujeres eran el 32% de la poblaci贸n empleada en 1953; hoy son el 48%. Era especialmente raro que una madre de ni帽os peque帽os trabajara fuera de casa. El censo de 1951 revel贸 que s贸lo una de cada seis lo hac铆a.

Su primer papel p煤blico, antes de empezar a dar discursos, fue en el Servicio Territorial Auxiliar, donde aprendi贸 a reparar y conducir ambulancias y jeeps. Y pas贸 gran parte de su vida en compa帽铆a de militares y ex militares. En ese sentido, era t铆pica de su generaci贸n. En el a帽o de la coronaci贸n, el gobierno brit谩nico todav铆a esperaba que los hombres hicieran el servicio nacional, y seguir铆a haci茅ndolo durante otra d茅cada. Las fuerzas armadas absorb铆an una parte enorme del gasto p煤blico. En 1953-54, el 9% de la renta nacional brit谩nica se destin贸 a la defensa, una vez y media m谩s que al Servicio Nacional de Salud y a la educaci贸n p煤blica juntos.

CONTRATA ARTISTAS PARA TU EVENTO Y PUBLICIDAD AL 998225521 Y AL 977619936

Algunos alimentos, en particular la carne y los productos l谩cteos, todav铆a estaban sujetos a racionamiento en tiempos de guerra en 1953. Y las dietas brit谩nicas eran irremediablemente pesadas. La persona media -hombre, mujer y ni帽o- com铆a 63 onzas (1,78 kg) de patatas frescas a la semana, casi cinco veces m谩s que hoy. La segunda verdura m谩s importante era la col. La gente consum铆a seis onzas a la semana, seis veces m谩s que los brit谩nicos modernos. Las cocinas deb铆an oler a azufre.

Sin embargo, es posible que la gente no se diera cuenta de ello, porque en el a帽o de la coronaci贸n hab铆a otros dos olores por todas partes. Uno era el del tabaco quemado. Casi todos los hombres y muchas mujeres fumaban: una encuesta realizada en 1951 revel贸 que el 87% de los m茅dicos mayores de 35 a帽os eran fumadores. Un a帽o despu茅s de la coronaci贸n, el mismo estudio presentaba pruebas s贸lidas de que el tabaquismo estaba relacionado con el c谩ncer de pulm贸n. El largo descenso del tabaquismo comenz贸 unos a帽os m谩s tarde.

El otro olor omnipresente era el humo del carb贸n. El carb贸n alimentaba las f谩bricas y los trenes de Gran Breta帽a, generaba su electricidad y calentaba los hogares. En 1953, el pa铆s extrajo 230 millones de toneladas de la roca, m谩s de cuatro toneladas por persona. Unas 700.000 personas trabajaban en la industria del carb贸n. En 1966, cuando la reina visit贸 Aberfan, un pueblo gal茅s devastado por un vertedero de carb贸n, se dirig铆a al coraz贸n de la econom铆a brit谩nica. Pero en 2019 la producci贸n de carb贸n de Gran Breta帽a era de s贸lo 1 mill贸n de toneladas.

Gran Breta帽a ha cambiado profundamente en algunos aspectos que no est谩n registrados. Por ejemplo, era un pa铆s mucho m谩s blanco en 1953. Pero no se sabe con exactitud hasta qu茅 punto era blanco, porque el censo no pregunt贸 por la raza hasta 1991. Las parejas del mismo sexo estaban envueltas en el secreto. A mediados del siglo XX se sab铆a menos sobre la fe de la gente de lo que se sabe hoy, aunque la religi贸n era mucho m谩s importante entonces que ahora.

En algunos aspectos, la sociedad brit谩nica parece estar volviendo a los patrones del a帽o de la coronaci贸n. Los divorcios eran extremadamente raros en 1953, cuando s贸lo se produc铆an 30.000. Despu茅s, el n煤mero aument贸 sin cesar, alcanzando un m谩ximo de algo m谩s de 160.000 en 1992, a帽o en que dos de los hijos de la reina se separaron de sus c贸nyuges. Pero el divorcio ha vuelto a ser m谩s raro, probablemente porque la gente es mucho menos propensa a casarse hasta que est谩 bastante segura de su pareja. En la actualidad, el n煤mero anual de divorcios ronda los 100.000. La poblaci贸n de Londres es m谩s o menos la misma que a mediados del siglo XX. Entre tanto, perdi贸 2 millones de habitantes (debido a una pol铆tica precipitada de traslado de la clase trabajadora fuera de la capital a las nuevas ciudades suburbanas) y luego recuper贸 aproximadamente el mismo n煤mero.

Las siete d茅cadas transcurridas desde la coronaci贸n de Isabel hasta su muerte marcan un r茅cord que probablemente nunca ser谩 superado. Es posible que las sucesivas coronaciones no vuelvan a ser tan diferentes. Salvo que se produzca una agitaci贸n social muy dram谩tica, o nuevas t茅cnicas que prolonguen enormemente la vida, Gran Breta帽a cambiar谩 menos durante los reinados de CarlosGuillermo Jorge de lo que lo hizo bajo Isabel.

漏 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

SIGUE LEYENDO:

×

Hola

Para contactarte con nuestros asesores pulsa el chat de WhatsApp o env铆a un email聽 prensa@noticiasskynet.com

× 驴C贸mo puedo ayudarte?