Reír, divertirnos, expresarnos, revivir tras un largo tiempo de búsqueda e interiorización pisciana que vivimos los meses de marzo y abril, esta es la propuesta de esta Luna nueva en Géminis que tendremos el 30 de mayo con la que daremos por finalizada la primera temporada de eclipses del año.

Esta Luna nueva viene muy activa, juguetona y divertida, algo que nos hacia falta, esta es una lunación amistosa y fluida, muy energizante, nos viene a mostrar lo colorido de las cosas, aunque siempre existe su contraparte.

El Sol y la Luna se unirán en el grado 9° de Géminis, creando la atmósfera adecuada para descubrir qué tenemos que decir, qué despierta nuestra curiosidad y qué moviliza nuestro deseo de salir a la calle; siendo Géminis un signo de aire, este novilunio trae un carácter algo ingenuo y buscaremos compartir con las personas que tenemos cerca algo diferente o nutrir nuestro circulo social.

Este es el momento de hablar sobre lo que opinamos o deseamos, charlar sobre lo que nos gusta y disfrutar de cosas sencillas con conversaciones estimulantes o de proezas típicas del carácter de Géminis.

Tendremos una atmósfera muy vibrante y dinámica, Géminis es el signo que pregunta, se ríe, especula, prueba, sosteniendo la conversación con ingenio y curiosidad, nos da una tormenta de datos que puede no decir nada o dicen todo, quedándonos con lo que más nos interesa.

La libertad de Géminis, nos invita a abrir las ventanas, a tener los espacios abiertos, explorar, adquirir libros, prestar libros que no volverán a ver, explorar y usar aplicativos, comunicarse activamente, escribir, hacer preguntas, recordar, revisar agendas, a interesarse por cursos, toda esta energía geminiana se inclina al viento que nunca se detiene y esparce curiosidad con la que nacen grandes historias, chismes y ocurrencias.

Con Géminis aprendemos a crear una constelación de cabos sueltos y de establecer insospechadas conexiones entre personas, ideas o espacios, es hora de ventilar y dejar que el viento se lleve los miedos y las preocupaciones.

Lo mejor de la dualidad de Géminis es que podemos aprovecharla para saltar a otro punto de vista y refrescar la atmósfera y ganar otra perspectiva.

Todas las Lunas nuevas son puntos de inicio según nuestras necesidades, a partir de allí emprendemos un proceso novedoso que se toma un tiempo para madurar, en las Lunas nuevas es probable que no sepamos a dónde van esos procesos que están comenzando pero los sembramos igual nutriendo algo tan geminiano como la relación con el mundo que nos rodea.

Es momento para visitar, reunirnos, conversar, intercambiar, retroalimentarnos, comprender; Géminis nos enseña que las ideas necesitan decirlas y dejarlas volar para que resuene, Géminis entiende que las ideas necesitan malentenderse, resonar, resignificarse, mezclarse, ponerse en duda, cambiar de forma o de estilo si es preciso y mestizarse con otras ideas, mutarse, poner en palabras las ideas nos ayuda a entender lo que significan y como suenan.

La Luna nueva en Géminis también nos trae la necesidad de decir lo que nos pasa, de compartir para comprender, romper el hielo con verdades.

Esta lunación está regida por Mercurio que aún está retrógrado pero que ya se encuentra en Tauro, además Mercurio se está en una posición muy curiosa porque se ubica en el Nodo Norte, tocando los últimos grados de Tauro en donde hemos tenido dos eclipses, uno en noviembre y otro recientemente, además Mercurio está dibujando un gran sextil, aspectos armónicos con Neptuno y con Plutón, luego Mercurio está haciendo una cuadratura a Saturno, lo que significa que las ideas, conversaciones, ocurrencias, noticias y preguntas de estos días, traen consigue un clima retrospectivo y clarificador, ya que Mercurio está actuando como un nexo entre muchas zonas clave del clima astral que han estado moviéndose mucho estos últimos meses.

Estas conversaciones y divertimentos nacen de un largo periodo de privaciones y esperas de los últimos años;  este Mercurio retrógrado nos lleva a reafirmar el valor de lo sencillo, el valor de lo cotidiano, pues aprendimos a las malas lo importante que es todo eso para nuestro equilibrio mental.

CONTRATA A MELCOCHITA PARA TUS EVENTOS Y PUBLICIDAD AL 998225521 Y AL 977619936

La cuadratura de Mercurio y Saturno también sirve para preguntarnos qué valor tiene el encuentro social para mi, pero también hasta qué punto me siento segura regresando a lo social, qué aprendí sobre el ajetreo que antes era normal y hasta que punto quiero volver a dedicarle mi tiempo a ciertas cosas.

Es importante que lo de afuera nos ayude de vez en cuando a descentrarnos y dispersar energías con otras personas, Géminis nos enseña que socializar fuera del espacio íntimo y familiar puede ser tan importante como respirar, sin embargo a muchas personas les cuesta salir de casa como antes, nuestra forma de socializar está cambiando pues ya no nos interesa de la misma manera las mismas cosas, no queremos encontrarnos bajo el viejo caparazón de antes, hemos cambiado, tenemos tiempo para estudiar nuestras sombras y tenemos algo más honesto para decir y para dar.

La cuadratura de Mercurio y Saturno también nos habla de miedo a fingir como antes, algunas personas están desorientadas entre celebraciones y ruidos, Mercurio retrógrado como regente de esta lunación genera este comportamiento de volver a salir, volver a relacionarnos, de encontrarnos.

CONTRATA A LOS PAKINES PARA TU EVENTO Y PUBLICIDAD AL 998225521 Y AL 977619936

Es importante preguntarnos si nos sentimos presionadas a relacionarnos siguiendo las formas de antes o qué aspectos de nuestra vida están sometidos a esa presión social que también  representa Saturno en cuadratura a Mercurio, preguntarnos si hay algo que disfrutemos y valoremos que no goce de mucha aceptación en nuestro entorno social cercano o si hay algo que nos interesa que está sujeto a juicios por parte de otras personas o nos sentimos presionadas a fingir que no pasa nada y está todo bien como si el aislamiento no hubiera dejado huella en nosotras, qué queda por decir en ese intercambio, qué forma de relacionarnos necesitamos ahora, qué valor damos a ese intercambio y qué valor le queremos dar.

Esta lunación representa una oportunidad para definir cuál será nuestra relación con el mundo después de dos años de restricciones y dificultades, eso puede revelar muchos límites personales que antes no habíamos reconocido, puede haber mucho movimiento de descubrir, por ejemplo: qué aspectos de la vida social pre pandémica aceptábamos por obligación o costumbre y qué cambios asentaremos a partir de ahora, preguntarnos qué valoro del intercambio con otras personas, qué valor me gustaría compartir y qué puedo hacer para plantear reencuentros sociales de una forma que yo disfrute.

CONTRATA A MELCOCHITA PARA TUS EVENTOS Y PUBLICIDAD AL 998225521 Y AL 977619936

Otro punto importante de la cuadratura con Mercurio y Saturno tiene que ver con darnos permiso para dar respuestas más honestas e informales con las que crear encuentros sociales más genuinos.

Mercurio retrógrado también está haciendo un trígono a Plutón que ya se encuentra al final de Capricornio, las prioridades han cambiado y el intercambio con otras personas también está buscando otras formas de establecerse, además la honestidad propia de este aspecto de trígono con Mercurio y Plutón puede llevarnos a conversaciones transformadoras, develar secretos e intimidades, puede haber un tono de cierta densidad pero sobre todo las palabras tienen el poder de transformar las circunstancias y develar verdades.

Por otro lado, podríamos aprovechar estos aspectos de Mercurio iniciando un proceso para materializar alguna idea en el mes de Junio, cuando Mercurio esté directo, ahora es una etapa genial para reorganizar asuntos prácticos, revisar nuestra contabilidad, definir un plan operativo y de organización.

CONTRATA A HERNAN VIDAURRE PARA TUS EVENTOS Y PUBLICIDAD AL 998225521 Y AL 977619936

Esta lunación también nos invita a confrontar nuestras inseguridades teniendo en cuenta que los días anteriores a esta Luna nueva, Venus hizo una cuadratura exacta a Plutón que responde a un proceso complicado que viene desarrollándose durante varios meses, este proceso comenzó con las tres conjunciones sucesivas que hicieron Venus y Plutón  en Capricornio que fueron el 11 de diciembre del 2021, el 25 de diciembre del 2021 y el 3 de marzo del 2022, precisamente ahora, por primera vez ambos planetas hacen una cuadratura, lo que señala que hay algo que se está moviendo desde los cimientos.

Venus tiene que ver con relaciones, amor, acuerdos, paz y armonía, ingresos económicos, recursos, suministros, talentos, autogestión, placeres y disfrute, bienestar físico, percepción de la belleza, entre otras cosas, si algo de eso entró en crisis entre diciembre y marzo, ahora podemos sorprendernos dándole una nueva dirección, poniendo esfuerzo en la construcción de una alternativa; por otro lado, con una cuadratura de Venus y Plutón podríamos ser mucho más sensibles a otra forma de relacionarnos en lo social y poniendo límites: podríamos preguntarnos si nos sentimos sobreexpuestas ante alguna persona, qué es esencial que recobre el equilibrio en nuestra vida, qué aspectos prácticos podríamos cambiar para sentirnos más seguras.

Con Venus en sextil a Saturno podríamos apoyarnos en nuestra experiencia para hacer estrategias estabilizando lo que valoramos a largo plazo, es un momento favorable para revaluar nuestros valores y considerar si está acorde con lo que nos rodea y si estamos satisfaciendo, como merecemos, nuestras necesidades básicas, pues Tauro va a lo básico y  tangible, los planetas que tenemos en Tauro nos pueden preguntar cosas sencillas respecto a si comes bien, descansas, respetas tu bienestar físico, si hay un espacio y un tiempo diariamente en el que te sientas a gusto, si disfrutas de la vida, qué puedes crear para aprovechar tus talentos, etc, Mercurio retrógrado, Venus y Urano en Tauro están respondiendo.

Podríamos sentirnos algo solas o frustradas ante algún asunto incierto, sentirnos inseguras y vulnerables ante la falta de garantías o ante algún conflicto, es posible que estas tensiones lleguen a su fin, logrando poco a poco una poderosa lucidez para dar inicio a otra etapa, esto se da por Marte en Aries que son uno de los puntos focales más relevantes de este clima astral porque son los únicos planetas que aspectan un sextil a la Luna y al Sol, un aspecto positivo y armónico, abriendo oportunidades para emprender un nuevo camino con riesgos pero prometedor y energizante.

VENDE MÁS… PRODUCCIÓN Y PUBLICIDAD CON ARTISTAS, INFORMES AL 998225521 Y AL 977619936

Júpiter y Marte acaban de salir de un largo período en Piscis sintiéndose un denso y ahora se unen en el signo de los inicios y van con todo pues Marte está en su propio signo en Aries, engrandecido por Júpiter y Júpiter está en su elemento activado por Marte que siempre es la chispa y catalizador de los planetas lentos, esta unión de Júpiter y Marte en Aries es muy potente, la unión exacta de estos dos planetas sucede solo un día antes de esta Luna nueva y es fogosa y apasionada; la última vez que ambos planetas se unieron en Aries fue en el 2011, así que no tenemos tantas ocasiones de vivir esta energía y debemos aprovecharla para manifestar al mundo quiénes somos, qué queremos y qué vamos a hacer.

Marte y Júpiter en Aries, alientan los grandes gestos, las grandes decisiones, las iniciativas propias, generan la motivación para intencionar grandes dosis de energía en iniciar algo nuevo confiando en nuestra propia capacidad de acción, esta no es una configuración complaciente ni amable, es muy asertiva, es guerrera, es tomar grandes dosis de energía e ir hacia ello, es polarizada, es lanzarse con coraje y valentía, es ahora o nunca, esa es la lectura, pues si se comen el deseo de hacerlo se quemarían de rabia y frustración, por lo que es una necesidad.

Marte y Júpiter unidos traen a la atmósfera este impulso súbito de arrasar con los peros y los debería y llevar a la acción aquello en lo que creemos con una gran fe en la divinidad y en nuestra capacidad de ganar la batalla sea la que sea, es poner en práctica una nueva visión, una nueva forma de hacer las cosas pisando muy fuerte sacando la maleza y abrirnos paso por un camino que antes no existía y que lo abrimos nosotras, es una combinación innovadora y muy competitiva.

Todas las Lunas nuevas abren procesos de seis meses, este novilunio puede abrir caminos de cara al 2023 y al 2024, esta energía de luna nueva nos trae la oportunidad de eliminar viejas dudas y llevar a la acción una idea que debe seguir su proceso de creación, trae grandes pasiones y vibrantes deseos para expresar nuestras ideas y presentarlas con gran potencial, es un clima que alienta a viajar solas o compartiendo el viaje con esas personas que siempre guerrearon a nuestro lado, con hermanas, primas, amigas, después de tantas restricciones nos sienta bien viajar, sin embargo por la energía tan marciana se recomienda tomar los cuidados correspondientes.

Mila Jauregui Jauregui

www.aceresastral.com  

Consulta a tu astróloga al (+51) 970857461 escríbenos a micita@aceresastral.com

SIGUE LEYENDO: