Aviones F-35 a bordo del portaaviones HMS Queen Elizabeth en Singapur (REUTERS/Edgar Su)

Una vez que el piloto fue rescatado ileso, se inició una carrera para preservar sensores y radares cuyo diseño permite que vuele sin ser visto en territorio enemigo a velocidades supersónicas

Un avión F-35 de un portaaviones británico se estrelló en un lugar no revelado en el mar Mediterráneo este miércoles por la mañana, dijo el Ministerio de Defensa, y agregó que el piloto británico del avión se eyectó de manera segura y regresó al HMS Queen Elizabeth.

“El F-35 se estrelló poco después del despegue. Nos complace que el piloto esté a salvo y de regreso a bordo. Nuestros vuelos operativos y de entrenamiento continúan”, dijo el secretario de Defensa británico, Ben Wallace.

El Ministerio de Defensa insistió anoche en que “ninguna acción hostil” estuvo involucrada en el accidente.

F-35 en el Queen Elizabeth durante una parada en Limassol, Chipre (REUTERS/Yiannis Kourtoglou)

El piloto, que sufrió heridas leves, fue rescatado en helicóptero. La familia del piloto fue informada del accidente antes de que los jefes militares emitieran un comunicado ayer por la tarde sobre el incidente.

La Fuerza Aérea Británica (RAF)y expertos estadounidenses abrieron una investigación, que por el momento se centra en problemas técnicos o errores humanos.

Los F-35 fueron desarrollados en Estados Unidos, tienen un costo por unidad de alrededor de 135 millones de dólares y son considerados entre los cazas furtivos más modernos del mundo. La RAF opera la versión F-35B, una variante monomotor de aterrizaje vertical de despegue corto.

La RAF lo describió como un avión de combate de quinta generación capaz de realizar ataques aire-tierra y guerra electrónica.

Una formación de aviones de combate F-35 Lightning II de la Fuerza Aérea de EEUU realiza maniobras aéreas durante un ejercicio en Utah, (Fuerza Aérea /Sargento. Cory D. Payne/REUTERS)

El Reino Unido los desplegó por primera vez en combate en 2019 en ataques contra milicias del grupo Estado Islámico en Irak Siria. El del miércoles es el primer percance para la flota F-35B de la RAF.

Tras el accidente,los submarinos británicos comenzaron una carrera contrarreloj para recuperar el avión, que podría ser un objetivo para posibles adversarios como Rusia y China, que podrían obtener acceso a su tecnología avanzada, según informaron medios locales.

Un avión F-35B Lightning II se lanza desde la cubierta del buque de asalto anfibio USS Essex (Marina de EEUU/Reuters)

La tecnología a bordo del avión, incluidos los sensores y radares ultrasecretos, es enormemente sensible, ya que permite que el F-35 vuele sin ser visto en territorio enemigo a velocidades supersónicas.

De acuerdo a medios británicos, el avión fue localizado el miércoles por la tarde y el sitio en el lecho marino estará a cargo de un equipo de seguridad de buceo anglo-estadounidense hasta que el avión sea levantado a la superficie. La operación, envuelta en secreto, involucra a buzos y submarinos.

El F-35 de la Fuerza Aérea israelí vuela durante una demostración aérea en una ceremonia de graduación para pilotos de la fuerza aérea israelí (REUTERS /Amir Cohen /Foto de archivo)

Con planes para adquirir 138 unidades de F-35, Gran Bretaña sería el tercer mayor operador de los cazas producidos por Lockheed-Martin, detrás de Estados Unidos y Japón. Tanto Estados Unidos como Japón han perdido F-35 por accidentes.

Estados Unidos incitó a su OTAN y otros aliados a compartir el costo del avión ofreciendo insumos para su fabricación; además, el 15 por ciento de cada avión está compuesto por partes de compañías británicas, mientras que algunos de los aviones se fabricarán en Italia.

Pero los aviones han estado plagados de una serie de problemas que han disparado los costos.

Varios informes en Estados Unidos también reportaron deficiencias operativas.

En una batalla aérea simulada en 2015, el caza fue derrotado por un F-16, un avión diseñado en la década de 1970.

Un F-35 realiza una maniobra de «pase de alta velocidad» a aproximadamente 0.95 mach, que está justo por debajo de la velocidad del sonido, durante el Salón Aeronáutico de Fort Lauderdale 2020 en Fort Lauderdale, Florida (Fuerza Aérea de EE. UU/Reuters)

En 2020, las pruebas del Pentágono encontraron 276 fallas diferentes en el sistema de combate del avión. Incluyeron el cañón de 25 mm que vibraba excesivamente y problemas con el casco de “realidad virtual” de la aeronave. También se encontró que el sobrecalentamiento, el desgaste prematuro de los componentes en las colas verticales y la vulnerabilidad al fuego eran problemas.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos puso en tierra temporalmente a docenas de sus cazas furtivos F-35 mientras investigaba un problema de suministro de oxígeno.

El Cuerpo de Marines, que también opera el mismo modelo F-35B usado por el Reino Unido, se vio obligado a dejar en tierra sus aviones después de que se encontraron fallas en el sistema informático.

SIGUE LEYENDO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Hola

Para contactarte con nuestros asesores pulsa el chat de WhatsApp o envía un email  prensa@noticiasskynet.com

× Â¿Cómo puedo ayudarte?