LO QUE SI DEBEMOS COPIAR EN PERÚ: BOSQUE DE ALIMENTOS GRATUITOS ORGÁNICOS, LIBRES DE PESTICIDA EN ESTADOS UNIDOS.

En algo más de 28000 metros cuadrados de lo que antes era una granja de pacanas en el barrio de Browns Mill, se ha transformado el terreno en lo que se considera que es el mayor bosque de alimentos gratuito del país.

En el bosque comestible crecen 2.500 plantas y hongos sin pesticidas, que proporcionan frutas, verduras y frutos secos a la desatendida zona de Browns Mill.

En este barrio, uno de cada tres residentes vive en la pobreza, y la tienda de comestibles más cercana está a 30 minutos en autobús. En toda la ciudad, se calcula que uno de cada cuatro atlantes vive en un desierto alimentario.

Los bosques alimentarios, también conocidos como jardines forestales, son espacios sostenibles de plantas comestibles que requieren poco mantenimiento y están diseñados para imitar los ecosistemas naturales.

Compuestos en su mayoría por plantas perennes, no es necesario cultivar, deshierbar, fertilizar o regar.

Aunque los bosques alimentarios se hicieron populares en la jardinería europea y norteamericana en la década de 1980, el concepto ha despegado en los últimos años cuando las ciudades han empezado a integrar espacios públicos comestibles en sus planes urbanos. Hasta la fecha, se han plantado más de 70 bosques alimentarios gratuitos sólo en Estados Unidos.

El diseño del bosque alimentario de Atlanta comenzó en 2016, cuando la asociación sin ánimo de lucro Conservation Fund compró el terreno en el que se instaló.

Antes de 2014, era ilegal cultivar alimentos en espacios residenciales en Atlanta. El proyecto forma parte de un plan más reciente de la ciudad para llevar alimentos saludables a media milla del 85% de sus residentes para 2022.

El año pasado, la propiedad del terreno se transfirió a la ciudad. Su departamento de parques y ocio gestiona y mantiene el espacio junto con más de 1.000 voluntarios.

Las subvenciones del Programa Forestal Comunitario del Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de EE.UU., Open Space Conservation, Trees Atlanta y el Fondo de Conservación han permitido que el bosque alimentario siga existiendo.

Y a pesar de la intención de crear una fuente de alimentos sostenible para hacer frente a la inseguridad alimentaria de los residentes, los funcionarios de la ciudad dicen que ha sido mucho más que eso. El bosque, añaden, ha sido una valiosa herramienta que sigue creando comunidad, fomentando las relaciones y enseñando a los residentes sobre la agricultura urbana.

Imagen: Shannon Lee, the Conservation Fund.

Por carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hola

Para contactarte con nuestros asesores pulsa el chat de WhatsApp o envía un email  prensa@noticiasskynet.com

× Â¿Cómo puedo ayudarte?